Tuesday
November 21, 2017
Friday, July 14, 2017

Sin defensa en comunicación

Luego de tanto anunciar una reducción del inflado gabinete ante el persistente déficit fiscal sin concretar cambio alguno (como pasar el ministerio de Agricultura a una secretaría de Producción), por fin fue conocida una medida en este sentido: la disolución de la cartera de Comunicaciones. Sin embargo, en lugar de ser un simple ahorro de recursos, la supresión de este invento macrista es la confesión de un fracaso. El ministerio fue originalmente concebido como un medio para sustituir la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual del 2009 (revocada por un decreto de Macri a tres semanas de su asunción) y cumplir con objetivos como inyectar más competencia en el mercado, demostrar más respeto por el pluralismo y atraer inversiones. La cartera se planteó, por ende, como mecanismo transitorio, pero también debía ser víctima de su propio éxito: sólo dejaría de existir en cuanto se hubiera presentado una ley superadora a la sancionada por el kirchnerismo. Pero en el momento de su disolución, el ministerio difícilmente podía reflejar un contexto más contrastante. La reciente fusión de Cablevisión-Telecom coronó un proceso de hiperconcentración en un sector regulado por decreto, con la meta de la diversidad aun pendiente.

Lejos de pagar el precio de este fracaso, el jefe del organismo disuelto, Oscar Aguad, ha sido promovido al Ministerio de Defensa (considerado uno de los primeros tres puestos ministeriales en muchos países, si bien en la Argentina es un sector pasivo ya que aún perduran los recuerdos de desastrosos regímenes militares). Esta medida obedece a una lógica más bien electoral que administrativa; el ministro de Defensa actual, Julio Martínez, será candidato a senador en su provincia natal, La Rioja, por lo que su reemplazo con el colega radical, Aguad, sería una forma burda de matar dos pájaros de un tiro. Mientras llena una vacante ministerial, cumple con la promesa de desmantelar el ministerio de Comunicaciones. Sin embargo, el momento elegido difícilmente podría ser peor y, más bien, parece premiar la incapacidad con el traslado de Aguad al ministerio de Defensa.

Las perspectivas para el sector mediático son sombrías. Justo cuando se crea un oligopolio cuya dimensión plena describimos en la edición de la semana pasada, el gobierno abandona todo intento (a menos que nos tomemos en serio su agencia de control, Enacom) de avanzar hacia un mercado más competitivo y pluralista.

  • Increase font size Decrease font sizeSize
  • Email article
    email
  • Print
    Print
  • Share
    1. Vote
    2. Not interesting Little interesting Interesting Very interesting Indispensable






  • Increase font size Decrease font size
  • mail
  • Print




    ámbito financiero    ambito.com    Docsalud    AlRugby.com    

Edition No. 5055 - This publication is a property of NEFIR S.A. -RNPI Nº 5343955 - Issn 1852 - 9224 - Te. 4349-1500 - San Juan 141 , (C1063ACY) CABA - Director Perdiodístico: Ricardo Daloia