Tuesday
December 12, 2017
Friday, June 16, 2017

Frentes electorales no priman

La conformación de alianzas para las elecciones legislativas arrojó varios elementos llamativos. Uno de ellos es que en Formosa quedó establecido el Frente Renovador Socialista Cambiemos, un conglomerado antiperonista que enuncia su eclecticismo absurdo desde el propio nombre. Más al sur, el caso de Cristina Fernández de Kirchner. La expresidenta ha demostrado habilidad a lo largo de su carrera para asumir el protagonismo de la política descolocando a adversarios y medios de comunicación, pero nadie habría creído hace un mes que podría abandonar al peronismo oficial de la provincia de Buenos Aires para conformar el Frente Unidad Ciudadana conformado por cinco partidos menores, entre los que sólo tiene algún relieve Nuevo Encuentro. Era impensable por dos motivos esenciales. Primero, porque si hay un distrito en el que el kirchnerismo puede conducir al peronismo es la provincia de Buenos Aires; y segundo, porque todo indica que CFK — cuya alta popularidad radica casi exclusivamente en el Gran Buenos Aires — necesita multiplicar y no dividir. No le sobra nada. Este movimiento extravagante, de dudosa legalidad y evidentes signos autoritarios, tuvo por objetivo bloquear la competencia con su exministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo. Hoy un adversario despreciado, hace apenas dos años era expuesto por el cristinismo como un representante cabal del “gobierno nacional y popular”, en detrimento del más lábil Daniel Scioli. La historia discurrió por otros carriles, y el exministro Randazzo, que sigue abiertamente reivindicando políticas de los gobiernos kirchneristas es, para los aliados de Cristina más convencidos, un ariete de Clarín.

El 22 de octubre, cuando hablen las urnas, se sabrá si CFK logra reinventarse incluso pese a implementar una estrategia que parece diseñada por el gobierno de Mauricio Macri, o si forma parte del pasado de la política (sobre todo si ni siquiera accede a la banca del Senado por la minoría). A diferencia de su líder, los kirchneristas de Capital Federal y Santa Fe acordaron sendos frentes con peronistas tradicionales y formaciones de centroizquierda. Ofrecerán diferentes alternativas para las primarias del 13 de agosto y serán de los pocos que respetarán un sistema de primarias que parece tener estándares más elevados que la dirigencia política argentina. Del lado del oficialismo, las internas de Cambiemos fueron bloqueadas, con los radicales haciendo oír una queja por su poca incidencia que parece más simulada que real. La izquierda trotskista acordó unidad en los distritos más importantes y abandonó la meritoria puja de 2015, que le rindió sus frutos. En cuanto a la alianza 1 País, los egos de ambos líderes excluyentes, Sergio Massa y Margarita Stolbizer, desconsejan una competencia que desorientaría a votantes que de por sí tienen dificultades para comprender la identidad de ese frente.

Hasta ahora, se trató de una discusión más bien formal sobre nomenclaturas electorales. Todo ello parece un juego menor frente a temas con peso real en los meses por venir: la mediocre marcha de la economía y el goteo de revelaciones escandalosas que prometen las coimas de Odebrecht.

  • Increase font size Decrease font sizeSize
  • Email article
    email
  • Print
    Print
  • Share
    1. Vote
    2. Not interesting Little interesting Interesting Very interesting Indispensable






  • Increase font size Decrease font size
  • mail
  • Print




    ámbito financiero    ambito.com    Docsalud    AlRugby.com    

Edition No. 5055 - This publication is a property of NEFIR S.A. -RNPI Nº 5343955 - Issn 1852 - 9224 - Te. 4349-1500 - San Juan 141 , (C1063ACY) CABA - Director Perdiodístico: Ricardo Daloia