Tuesday
September 2, 2014
Wednesday, May 28, 2014

El tren de la irreflexión

La idea de que un nuevo vagón en la línea de trenes Sarmiento, que cuesta 1,27 millón de dólares, ya haya sido rociado con graffiti sólo puede hacer sentir vergüenza ajena, al menos inicialmente. La línea Sarmiento, tras el accidente que mató a 51 personas en la estación de Once en 2012, es un símbolo de la decadencia. Ese tren no se estrelló de casualidad sino porque los coches eran de mala calidad y la gerencia, inoperante. Y aquí y ahora la decadencia regresa con una venganza en forma de vandalismo en el momento en el que el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, está tratando de reformar la tristemente célebre línea ferroviaria. ¿Qué estaban pensando los vándalos ? Es de suponer que no mucho, porque uno de los dos menores de edad presuntamente implicados fue atrapado por las autoridades, en lo que es quizás la mayor humillación en la tradición de la subcultura del graffiti.

Randazzo, quien ya ha anticipado que competirá en las primarias por la presidencia del oficialista Frente para la Victoria, asumió una tarea muy importante de tratar de corregir el sistema de transporte, especialmente los decrépitos trenes subsidiados por el Estado que transitan los barrios obreros del Gran Buenos Aires. La larga lista de problemas de la línea Sarmiento incluye una dirigencia sindical de izquierda militante que está en disputa con el ministro y exige una compensación por el cambio de manos de la explotación. Al respecto, Randazzo no dañó su popularidad al criticar duramente una huelga reciente en la línea Sarmiento llevada a cabo por los sindicalistas de izquierda. Pero el ministro parece haberse disparado en el pie al declarar en público que él personalmente hubiera dado una buena paliza al joven vándalo si éste fuera su hijo. Excediéndose con la retórica, al punto de generar violencia, Randazzo se ubica al menos por un momento en la misma liga de los aspirantes a la Presidencia que dicen cualquier cosa para complacer a la multitud. El acto de vandalismo en un tren no es gracioso, pero las bromas de Randazzo sobre los castigos corporales tampoco lo son, especialmente porque lo que hará más daño al responsable del graffiti es que sus padres tendrán que pagar por el daño .

Este caso es también una oportunidad para considerar el arte callejero, que en gran medida es brillante. El mensaje final de los grafiteros urbanos podría ser que hay muchas maneras de decorar un vehículo. El avión que transportará la Copa Mundial a Brasil el próximo mes, por ejemplo, ha sido decorado por los maestros de graffiti. Es un poco tarde, pero una opción habría sido invitar a artistas callejeros a decorar los nuevos trenes. No hay excusa para el vandalismo, pero tal vez la pintura de los nuevos trenes es un poco anticuada.

  • Increase font size Decrease font sizeSize
  • Email article
    email
  • Print
    Print
  • Share
    1. Vote
    2. Not interesting Little interesting Interesting Very interesting Indispensable






  • Increase font size Decrease font size
  • mail
  • Print




Grupo ámbito ámbito financiero ambito.com Docsalud AlRugby.com Premium El Ciudadano El Tribuno Management

Director: Orlando Mario Vignatti - Edition No. 4240 - This publication is a property of NEFIR S.A. -RNPI Nº 5177376 - Issn 1852 - 9224 - Te. 4349-1500 - San Juan 141 , (C1063ACY) CABA